Caso de éxito afectada recuperada de TOC Amor

testimonio de TOC Amor Relacional Psicologo Alejandro Ibarra

Testimonio de afectada recuperada de TOC Amor

Hola a todos.

Se perfectamente por lo que estáis pasando y espero, con mi testimonio, animaros a seguir el camino de vuestra recuperación.

Soy una chica de 34 años, con TOC desde los 7 años aproximadamente, cuando se me pasaban ideas obsesivas del tipo, «¿y si tiro esta jarra al suelo?», «¿Y si al jugar con la tierra del parque me he contaminado de una enfermedad mortal?», «¿y si de mayor soy drogadicta y arruino a mi familia?», «¿y si tiro esto a la basura y me cae una maldición»? (Etc etc etc). A todo ello trataba de dar respuestas lógicas que solo me enredaban más en la obsesión.

Con el paso de los años, estas obsesiones fueron evolucionando, haciéndose más y más complejas, y yo trataba de evitarlas a toda costa con compulsiones mentales y motores de todo tipo, cada más más elaborados y esclavos. Además, conforme iba pasando por distintas etapas de la vida, mi TOC fue variando, atacándome a lo que más me importaba en cada momento.

En un momento de crisis, de no saber qué hacer con mi cabeza que iba a mil por hora de rituales mentales, recurrí a internet y allí vi que «lo mío» podría ser TOC. Así que fui al médico y me confirmó que sí, que era TOC (en general). Tenía 23 años.

Me recomendó 3 opciones a elegir por mí: leer un libro que me recomendó, tomar pastillas o ir a terapia general. Opté por el libro, entendí mejor en qué consistía el TOC, pero las soluciones eran demasiado variadas y genéricas, muchas de ellas contraproducentes.

El TOC siguió y era algo incontrolable de sufrimiento y rituales esclavos y acciones evitativas. Si no era una cosa era otra. He pasado por muchos tipos de TOC a lo largo de mi vida: contaminación (sida, hepatitis, tétanos, papiloma humano, embarazo), homosexualidad, pensamiento mágico, TOC de daño, TOC amor – relacional, y puro en general de diversas temáticas (por ej. de si iba a ser monja, de si era anoréxica…en fin, creo que he pasado casi por todos).

El último ha sido amor-relacional, creo que sencillamente porque estaba en la etapa de la vida en la que formas una pareja, buscas una familia, etc. De más joven eran otro tipo de obsesiones, pero recientemente era ésta temática.

Solía recurrir a internet pasando horas compulsionando, o hablando con mis amigas contándoles mis pensamientos, a veces me los callaba por vergüenza, siempre tratando de buscar respuestas a preguntas sin respuesta, tratando de averiguar si lo que tenía era realmente TOC o no, etc.

Finalmente, un día hace varios meses, encontré los vídeos de Alejandro Ibarra. Con recelo contacté con él (ya había ido a 3 psicólogos anteriormente para tratar el TOC sin éxito alguno, pues aplicaban en mí terapias que favorecían la compulsión y cada vez estaba peor!!!). Rápidamente me orientó y empecé la terapia EPR. Sin duda fue una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, ya que lo mío era un TOC de larga duración, totalmente desbocado.

Vanesa es la ha llevado personalmente mi caso y ha sido un verdadero ángel en el camino. Ha sido mucho esfuerzo por mi parte, creo que porque en mi caso ha sido un TOC de más de 25 años de duración, que ha ido mutando bastante, y creo no es fácil cambiar la forma de operar después de tantos años y desde tan pequeña, pero a pesar de ello, he mejorado infinitamente!!!

Y por eso ha merecido la pena el esfuerzo!

Ya se acabaron las noches sin dormir, las tardes enteras llorando mientras leía internet, la falta de apetito por el malestar de las obsesiones, los rituales mentales y motores interminables. Eso ya no existe en mi vida directamente. Es verdad que hay días que los tengo reguleros, a veces tengo pensamientos molestos, pero después de todo el trabajo ya sé qué tengo que hacer, y qué no tengo que hacer.

Vanesa me ha enseñado las herramientas para que el TOC, de aparecer, que sea un niño pequeño rabioso que se termina callando y no un monstruo atemorizante.

Podría extenderme muchísimo más en miles de ejemplos de mis pensamientos, rituales etc., pero tal como dicen en PSINCO, no os comparéis!

Recorred el camino de vuestra recuperación con PSINCO, que ellos saben hacerlo muy bien y de forma personalizada a vuestro propio TOC.

El margen de mejora que tenéis es enorme y merece la pena todo vuestro esfuerzo.

Mucho ánimo y un abrazo fuerte. Y mi último consejo: aunque cueste horrores y sea muy tentativo: no compulsionar!

Comparte con quien quieras:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
PSINCO ALEJANDRO IBARRA- casos de éxito

¿TE SIENTES INDENTIFICADO?

ESTAMOS AQUÍ PARA AYUDARTE

descarga nuestra app