Caso de éxito afectada recuperada de TOC Relacional desde Nicaragua

Testimonio de afectada recuperada de TOC Relacional con terapia online desde Nicaragua

A mis 21 años, y hace 8 meses tuve la dicha de comenzar mi terapia de Exposición con Prevención de Respuesta, y fue sin duda la mejor inversión que decidí realizar en toda mi vida. El TOC se manifestó en mí desde los 12 años, y mi camino ha sido increíblemente extenso, ya que he pasado por tantos tipos de TOC (religioso, sexual, de suicidio, dudas con respecto a mi sexualidad, y cientos y cientos de obsesiones que he acarreado año con año), sin embargo, el TOC que me hizo empezar terapia en ese momento de mi vida, fue el TOC relacional, y no estaba dispuesta a seguir estando condicionada a lo que mis obsesiones me dictaban o hacian obedecer, porque definitivamente no me acercaban hacia mi recuperación.

Cuando comencé terapia con Mariela, me consideraba un tanto “experimentada” en este campo, ya que la EPR no era algo completamente nuevo para mi. Sin embargo, mis experiencias con EPR pasadas se resumen en Exponer sin Prevenir la respuesta, es decir, cedía a mis compulsiones. ¿Realmente estaba haciendo EPR si constantemente buscaba respuestas en internet, si verbalizaba mis pensamientos, si dialogaba por horas con mi mente, y si me reaseguraba mis obsesiones constantemente?.

Me atrevo a decir que comenzando mi proceso terapéutico, seguía cayendo en estos mismos errores, pero al mismo tiempo no estaba dispuesta a desaprenderlos, porque ¿Por qué desaprender algo que me brinda tanta seguridad y alivio instantáneo? Y es acá donde comienza y nunca termina la trampa del TOC. Entre mis mayores aprendizajes puedo decir que la Exposición sin Prevención de respuesta, es como dibujar mi recuperación con la mano derecha y borrarla con la izquierda.

Vencer el TOC es una decisión individual que SIN DUDA ALGUNA, debe de ser acompañada con profesionales en el campo, sin embargo, no es cómodo vencer el TOC. Nos hace salir de nuestra zona segura, nos hace cortar la trampa que nuestra propia mente nos pone pero al mismo tiempo, nos hace vivir mejor.

Tuve instancias muy duras en terapia, en la que me sentía molesta por no poder hablar horas y horas con mi terapeuta y poder descargar mis obsesiones. Hasta después entendí, que esto era lo que las abonaba y hacía crecer cada vez más, y que tenía que ser tan estricta con mi propia mente, como lo eran conmigo en mis sesiones semanales, porque no se trataba de “desahogarme”, se trataba de enfrentar mis miedos, sin caer en lo que me ataba a ellos (nuevamente, las compulsiones).

Como le dije a Mariela y Alejandro, no tengo palabras suficientes para expresar mi gratitud por todo su profesionalismo y ayuda que brindan a las personas con TOC, porque como cambiaron mi vida, no tengo duda que han cambiado cientos y cientos de vidas más. Y hoy, tengo la dicha de alentar a todas las personas a comenzar su proceso terapéutico para mejorar su calidad de vida, y poder decir como yo y muchos más “vencí el TOC”.

Vencer el TOC no significa ser carente de pensamientos intrusivos o ser carente de estímulos, vencer el TOC significa no ceder a nuestras compulsiones, vencer el TOC significa no actuar condicionados en base a nuestras obsesiones, vencer el TOC significa identificar nuestras obsesiones fácilmente y saber cómo gestionarlas, y sobre todo, vencer el TOC significa enfrentar día a día todos los miedos que se cruzan en nuestro camino.

Comparte con quien quieras:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
PSINCO ALEJANDRO IBARRA- casos de éxito

¿TE SIENTES INDENTIFICADO?

ESTAMOS AQUÍ PARA AYUDARTE

descarga nuestra app