Testimonio afectada con TOC Puro y TOC de Contaminación

tipos toc Psicologo Alejandro Ibarra

Semana Internacional de concienciación del TOC.

No sé cuándo ni cómo comenzó todo, solo recuerdo que muchos pensamientos empezaron a llegar a mi cabeza, algunos de ellos me llevaban a centrarme en situaciones o circunstancias específicas, temores comenzaron a aparecer, inseguridad, duda, malestar, angustia.

Realmente no puedo definir que lo trajo, tampoco lo supo definir el primer psicólogo al que asistí, solo intentaba decirme que ya pasaría que era cuestión de tiempo y de manejar las circunstancias.

La terapia conversacional nunca me sirvió de nada, y yo misma veía como cada día mi tranquilidad se deterioraba, ya no quería hacer nada, incluso prefería encerrarme en mi cama sin deseos de levantarme, con tal de que esos pensamientos no vinieran más a rondar mi cabeza porque la ansiedad subía hasta el punto más alto y tenía que repetir de forma involuntaria frases, palabras o acciones que me generaran cierta “paz” y todo volviera a la normalidad.

Así pasaron los días y llegue a perder tal funcionalidad que ya no podía hacer nada sola, levantarme de la cama por mi propio pie sin tener que repetir tal acción siete o tal vez nueve veces, era interminable.

Deje de vestirme sola, el baño paso de ser un tiempo de relax a una verdadera batalla mental, abrir la llave una y otra vez, jabón por litros en una sola ducha, una lucha con la toalla para secarme, lavarme excesivamente las manos, etc.

Deje de arreglarme, maquillarme y peinarme, la cocina ya no era un lugar “adecuado” para estar, siento que puedo hacer daño a otros con ciertos objetos, que ni puedo mencionar.

Imposible tocar a alguien o que alguien me tocara para no contaminarme, temor a hacer daño a los que amo, en fin una maraña mental que no se le desea a nadie.

Salir a la calle ya no me hacía ilusión, incluso mirar hacia las casas vecinas se volvió algo difícil de hacer, y así muchas otras cosas.

Ese fue el comienzo de mi TOC y nunca me di cuenta que en muy poco tiempo ya no era yo quien controlaba mi vida sino él.

Un diagnostico inadecuado puede hacerte dar vueltas y vueltas sobre tus situaciones y temores sin llegar a encontrar la clave de lo que te está pasando, el desconocimiento y la poca información acerca del TOC tampoco nos ayudan a desenmascarar un trastorno que te consume la vida y te roba lo mejor de ti, tu amor propio, incluso algo tan valioso como tu tiempo.

El psiquiatra relacionó mi situación con un trastorno obsesivo compulsivo, asociado a un nivel de ansiedad elevado y una fuerte depresión, una verdadera tortura que se podía atender con antidepresivos inhibidores de la recaptación de la serotonina y antipsicóticos para reducir las obsesiones, que de alguna manera te ayudan a bajar el nivel de ansiedad pero que no son la solución más óptima para los que sufrimos con el TOC porque los rituales y las compulsiones continúan presentes.

Mi búsqueda constante por conocer más acerca de lo que me pasaba me llevó a descubrir que es la Terapia de Exposición y Prevención de Respuesta (EPR) la que da verdaderos resultados en el tratamiento de este trastorno, así que la tarea era encontrar un psicólogo especialista en este campo, pero no fue fácil hallarlo, tal vez se puedan contar con los dedos de la mano.

En ese momento fue Dios mismo quien me puso a Alejandro Ibarra en el camino, un excelente profesional, con valores y principios, que realmente conoce el trastorno y como llevar a cabo la EPR, que no se rinde hasta ver que vas remontando.

Ahí comenzó el verdadero proceso para alcanzar mi recuperación, él me diagnosticó TOC supersticioso combinado con TOC obsesivo puro, y un subtipo de TOC de contaminación.

Después de tres meses de terapia, dos veces por semana, he podido ver como recupero funcionalidad, ya he dejado la cama, de la cual no quería levantarme, he vuelto a salir, a ir al gimnasio, a maquillarme, peinarme por mi misma, comenzar a cocinar y ahora me siento más motivada para salir adelante en esta situación.

Muchas veces llegue a pensar que no había salida, incluso algunas ocasiones el TOC ha intentado deshacer el camino que he avanzado. No es fácil, hay días buenos y días más difíciles, pero sigo confiando y luchando para ser libre.

Mi recomendación a los afectados por el TOC es que no desmayen, siempre tendremos una oportunidad para avanzar, voluntad y constancia en cada exposición y cada tarea hecha te llevarán un paso más allá y la recuperación vendrá, yo ya la estoy viendo…

Por otra parte están los co-terapeutas, los familiares, los amigos, los que nos rodean, aquellos de los cuales esperamos el apoyo y la comprensión pero que no siempre llegan a entender que es esto del TOC, como funciona y de qué manera nos afecta, incluso a ellos mismos.

Para vosotros también son mis palabras, cuando tienes TOC esperas que alguien te entienda y este a tu lado para sostenerte y levantarte si es necesario, pero muchas veces nos sentimos solos e incomprendidos.

Vuestra ayuda es realmente valiosa e importante, no somos raros ni estamos inventando grandes películas en nuestra mente, son obsesiones sin más, pensamientos que nos llevan a sentir temor, angustia, miedo y que nos amenazan con hacerse reales si no hacemos caso a los rituales o restituciones que necesitamos realizar para proteger o evitar que ocurran.

Es nuestra manera particular de actuar mientras tenemos TOC, pero con la ayuda de Dios, la terapia de EPR y el acompañamiento de un psicólogo especializado volveremos a ser nosotros mismos y a recuperar nuestra vida.

Esta es mi historia, y tal vez concuerde en algo con la tuya.

Si estás en el camino no lo dejes sigue adelante, exponiéndote y luchando hasta alcanzar tu propósito, dejar atrás al TOC y seguir volando.

Si aún no sabes si lo que tienes es TOC, indaga, pregunta, no te detengas, ponte en manos de un verdadero profesional y busca la salida.

Espero poder contarles más adelante nuevos avances en mi recuperación y con mi testimonio animar a otros que lo necesitan.

Mi deseo es que tú también puedas decir que lo estás consiguiendo.

QUERER ES PODER!!!

Un abrazo para tod@s.

Comparte con quien quieras:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
PSINCO ALEJANDRO IBARRA- casos de éxito

¿TE SIENTES INDENTIFICADO?

ESTAMOS AQUÍ PARA AYUDARTE

descarga nuestra app