Testimonio de afectada de TOC de Comprobación en proceso de recuperación

TOC Comprobacion Psicólogo Alejandro Ibarra

Semana Internacional de Concienciación del TOC

Todo comenzó a mediados de 2013, me encontraba recién terminando las prácticas en empresa de mi grado medio de informática. Saqué matrícula de honor, después de haber fracasado escolarmente toda la infancia, por lo tanto se podría decir que era la época más feliz de mi vida.

De repente un día cualquiera, con un antiguo amigo en el tiempo de desayuno de las prácticas, empecé a hacerle preguntas un poco enrevesadas, del tipo: ¿después del grado medio que estudiamos, un grado superior, cuál? ¿Después del grado superior que carrera? Pero eso no es lo extraño, lo que yo veía raro es que las preguntaba todo el día, buscaba información en internet relacionada con las carreras y grados superiores que existían durante horas y horas interminables y preguntaba a todo el mundo sin saber si quiera que esto estaba empeorando mi trastorno obsesivo compulsivo.

Después de esto decidí estudiar el grado superior de informática, para ello necesitaba hacer un curso de un año de puente para acceder. Toda la verdadera pesadilla comenzó ahí.

Me llevaba 8-15 horas estudiando al día, recabando información de cada definición que me explicaban los profesores en 10 páginas distintas junto a sus videos.

Un día, empecé a no poder dormir por las noches, me imaginaba ecuaciones en la cabeza e intentaba resolverlas durante toda la noche sin poder evitarlo, recuerdo esas noches como si fuera ayer, me levantaba llorando buscando la calma de mi abuela, ya que dormía en su casa para cuidarla, cuando realmente la que me estaba cuidando era ella a mí., esa pesadilla que viví no se la deseo a NADIE, es la peor de las torturas y sufrimientos que se puede vivir por no decir el peor.

Después de llevarme 4 noches sin dormir resolviendo ecuaciones y llorando decidí ir al médico de la seguridad social para que me derivara a salud mental, él me mando antidepresivos y ansiolíticos y me derivo a psicología y psiquiatría.

Cuando por fin, después de 2 meses de espera me atendieron, me lleve aproximadamente 1 año de “”terapia”” si a eso se le podía llamar así. Recuerdo que era una psicóloga no especializada que ni siquiera sabía que me ocurría, la cual entraba en mi juego mental y me resolvía todas las dudas mentales sin parar con toda su buena intención, no la culpo. A raíz de todo esto le cogí un pánico terrible al instituto. Aunque claro, la palabra pánico se queda corta.

Cuando acabe dicho curso llego el verano y me dieron el alta de salud mental ya que mi miedo: el instituto ya no estaba.

Yo ya creía que lo que me pasaba en la cabeza estaba curado, hasta que el verano pasó y me aceptaron en el grado superior de informática. Cuando llevaba 3 días pensé: o no! Otra vez los mismos ataques de ansiedad y el mismo sufrimiento!!! Fue entonces cuando decidí dejarlo.

Huir de la situación fue el peor error que tomé en toda mi vida, me llevaba llorando día tras día, pero no me rendí, hable para ir otra vez a salud mental, me toco un psicólogo algo más especializado que me diagnostico TOC, pero me mandaba realizar técnicas de relajación la cual hacía que mis obsesiones se volvieran más y más fuertes.

Después de ese año volví  a intentar estudiar, me apunté y esta vez duré casi 2 semanas apuntado.

El motivo por el que me di de baja de nuevo era que la ansiedad seguía, los días llorando y llorando seguían y para el colmo de los colmos mi mente me decía: a ti te gusta la cocina, te entra ansiedad porque te estás engañando estudiando informática. A raíz de esto cometí 4 intentos de suicidio que gracias a Dios no salieron bien.

En ese momento me apunté a un curso de cocina de mi pueblo para ver si ese pensamiento era verdad. Doy las gracias a esa obsesión, porque gracias a ella en las practicas del curso de cocina conocí a uno de mis mejores amigos, una persona que ayuda sin pedir nada a cambio y con un corazón de oro de un tamaño descomunal, Javi.

Él me hablo de su trastorno sin apenas conocerme, y me derivó a Alejandro Ibarra con la terapia correcta llamada TERAPIA DE EXPOSICIÓN CON PREVENCIÓN DE RESPUESTAS (EPR).

Sin pensármelo dos veces le llamé. En ese momento él no tenía hueco y me derivó a su compañera Rocío una increíble persona y psicóloga.

Al principio desconfiaba de que me fuera a curar, tenía miedo de que si no iba con Alejandro que era la persona de la que me hablo Javi no me iba a curar.

Decidí confiar, ella me trato durante 8-9 meses, me llevo al 70% de la recuperación total, pase de llorar todo el día, intentar suicidarme, estar acostado las 24 horas, huir del instituto etc… A Volver a estudiar en el grado superior, hacer amigos, salir, no pasar ni un segundo más del necesario acostado, en resumen: DISFRUTANDO DE LA VIDA PLENAMENTE.

Actualmente ella se tuvo que ir, por lo tanto ahora estoy con Alejandro tratándome, estoy muy feliz con él, me demuestra sesión a sesión que es un extraordinario profesional.

Todavía me queda un 30% de recuperación, me está ayudando a desenmascarar mis obsesiones, compulsiones y lo más importante para mí, a seguir en el instituto. Ya llevo 1 mes entero y pienso seguir!!!!!!!

También conocí a una maravillosa persona llamada Inma, la cual siempre está ahí ayudándome!

Gracias a Javi, Rocío, Alejandro, Inma y en especial a mi madre por ser mi coterapeuta y estar ayudándome en todo momento.

RESUMEN: buscad un profesional ESPECIALIZADO en el TOC y la terapia con exposición y prevención de respuestas, no confiéis en nada ni en nadie más, os lo dice una persona que ha recuperado la felicidad.

Comparte con quien quieras:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
PSINCO ALEJANDRO IBARRA- casos de éxito

¿TE SIENTES INDENTIFICADO?

ESTAMOS AQUÍ PARA AYUDARTE

descarga nuestra app