Testimonio paciente en tratamiento ROCD desde Australia

TOC AMOR Psicólogo Alejandro Ibarra

Testimonio de afectada recuperado de TOC Relacional con terapia online desde Australia

“Empecé a experimentar ciertas dudas obsesivas y pensamientos intrusivo-obsesivos desde hace aproximadamente 2 años. Creo que sentí que algo extraño había estado latente desde hace un tiempo pero hasta hace dos años empecé a experimentar como tal esta incomodidad. Al principio llegaban pensamientos intrusivos que me mortificaban y me daban pequeños episodios de ansiedad. Mi cabeza, se empezaba a experimentar muy confusa. Seguía pasando el tiempo y los pensamientos (su intensidad, duración y frecuencia) aumentaban y así mismo la confusión, ansiedad y estrés, y en otras ocasiones desesperación. Me preguntaba mucho por qué estaba experimentando esto porque no lo entendía. Duraba gran parte del día atendiendo estos pensamientos y les daba vueltas y vueltas en circulos, investigaba en internet sobre estos pensamientos para por fin encontrar un alivio. Tiempo después me daría cuenta que todo esto que hacía eran grandes compulsiones que mantenían mis pensamientos más vivos y al tiempo interferían con mi vida laboral y personal. Pasaba días donde el apetito era poco y la ansiedad y desesperación mucha, quería que mi mente por fin se callara. Trataba de evitar situaciones que pudiese evocar estos pensamientos ya que me generaban mucho temor y angustia.

Llegó un punto en donde ya no sabía qué hacer, pedía ayuda a Dios llorando pues el malestar que me generaban era muy pesado e intenso para lo que yo podía manejar en esa epoca. Pasaban pensamientos de que algo estaba mal conmigo , que mi mente no estaba del todo bien o cuerda y en ese momento el temor más se apoderaba de mi. Eran sensaciones muy fuertes desde mi perspectiva para la época. Sentía que mi mente no estaba clara y no me sentía en paz. Un día salí a tratar de relajarme pero los pensamientos llegaban y llegaban sin parar así que pensé; esto no es normal, no tenía ningún sentido! Las ideas ya eran más obsesivas que intrusivas. Estaba tan agotada que decidí realizar una investigación y encontré un caso que describía perfectamente mi experiencia. Encontré algo llamado TOC. Hacía un tiempo lo había considerado pero en ese entonces pensé, No, esto es un trastorno y yo no tengo este tipo de »cosas». Ese día sin embargo ahondé más y me sentí 98% identificada con los testimonios, me sentí aliviada de saber que algo sí pasaba en mi mente y que sí había cordura en ella; sin embargo a la vez experimentaba miedo de sentir que un trastorno se estaba apoderando de mi, sentía verguenza.

Encontré la web de Alejandro y empecé a ver su contenido como con algo de addición. Vi testimonios que me aseguraban que esto sí era lo que me pasaba, pero al tiempo dudaba. Pensé en agendar una cita pero me daba miedo. Sin embargo, la ansiedad era tanta que decidí hacerlo. Duré con ansiedad hasta que me respondíó y agendó en Octubre del 2022, (Lo cual fue bastante rápido pero mi mente me hizo ver que fue un siglo!). Me asignó entonces a Mariela; pensaba .. será que esto sí es lo correcto? Tenía mucho miedo y dudas antes de comenzar la terapia y sentía que cada vez más ansiedad y menos calidad de vida.

Empezó entonces mi primera sesión, yo me encontraba con nervios y quería empezar a tener una terapia hablada pero Mariela me explicó que este tipo de terapia se manejaba distinto. Al inicio esto no me gustó pero luego entendí por qué se realizaba de esta manera. Me parecíó un poco dura al inicio pero luego fui entendiendo que esto era en pro de mi recuperación.

Las primeras terapias fueron fuertes y me generaban picos de ansiedad. Me preguntaba si esto estaba bien. Sin embargo, ponía todo en manos de Dios y seguía pues sentía que tal vez esta era una opción que me quedaba pues ya había intentado otras posibles soluciones. Fui viendo estos pensamientos y experimentandolos. Algunas veces erán más fuertes que otras. Lloraba mucho durante después de la sesiones y la tristeza de apoderaba de mi.

Los picos del inicio empezaron a bajar un poco su intensidad. Sin embargo, aún se presentaban con mucha frecuencia y duración. Yo seguía haciendo compulsiones cuando no estaba en terapia, asi que Mariela me propuso un reto de una forma muy motivadora : Dejar de hacer busquedas en internet , es decir, compulsiones!! Estas van entorpeciendo tu proceso me explicó. Acepté el reto, fue bastante difícil y retador pues estas busquedas de alguna forma le generaban placer y adicción a mi cerebro ya que calmaba mis obsesiones por unos instantes pero también alimentaba más a este trastorno , Yo lo veo como un monstruo que te roba energía pues tu inviertes gran parte de ella tratando de batallarlo. Realicé el reto con la motivación de Mariela y los cambios empezaron a fluir. Seguía con estas obsesiones pero al fin me estaban dando un respiro. Seguían llegando pero ya no me generaban tanto ese miedo irracional que antes sí. Fue una transición lenta y con picos pero que avanzaba y yo podía verlo!

Un tiempo después de realizar el reto y seguir con EPR empezaba a sentir esperanza de que las cosas podían ser distintas. Me sentía más motivada. No sé exactamente cómo funciona a su perfección, pero sí se nota un cambio una vez empiezas a enfrentar tu mente por medio de las terapias. Las obsesiones iban perdiendo su fuerza e intensidad, seguían llegando pero ya no duraban tanto tiempo en mi cabeza ni duraba horas con el mismo pensamiento como en el pasado. Después de una mejoría, empezaron a llegar pensamientos que decían que si ya no se sentía molestia por eso, significaba que todos esos pensamientos era reales! Me asusté por un momento, pero Mariela pudo orientarme en esto y trababa de enfocarme, guiarme y orientarme sobre algunas situaciones que se presentaban en el proceso. Después de seguir en sesiones, las obsesiones seguían bajando, y había cada vez más motivación. Algunas veces se generaban caídas pero Mariela me animaba!

Los sintomas han seguido bajando hasta el día de hoy, donde aún estoy en tratamiento y continuo experimentandolos. Sin embargo, a pesar de esto puedo notar una diferencia entre cómo estos pensamientos me atormentaban tanto en el pasado y cómo los manejo actualmente. Siento una grandisima diferencia entre el primer día y el día de hoy. Algo ha cambiado definitivamente, no es tanto que ya no te lleguen pensamientos sino cómo tú los vas enfrentando y manejando. Es un cambio de cómo percibes tú esas cosas que son ajenas a ti, (ya que considero que esos pensamientos son ajenos a ti pero a veces al ser fuertes te identificas mucho con ellos y no los dejas de lado, lo cual te genera mucho malestar). Algunas veces he tenido alguna que otra crisis y he sentido angustia en algunas sesiones y pensamientos que aún generan temor pero ya he mejorado en cuanto a como se procesan esas crisis en mi mente y cómo logro salir más rapido de ellas.

Estoy muy agradecida con Dios al ponerme en el camino a Mariela y Alejandro. En Mariela en especial, ya que me ha motivado a seguir trabajando y sanar y me ha acompañado en este proceso que ha sido duro en muchas ocasiones pero a su vez fructifero ya que he podido experimentar momentos de calma mental en medio de la tormenta. He recuperado la motivación y tranquilidad y puedo pasar momentos donde la ansiedad y pensamientos no son los dominantes. El tiempo que gasto atendiendo esos pensamientos es muchísimo menor a las horas que le otorgaba en el pasado. Me siento muy agradecida y siento que enfrentar estos pensamientos generan que de alguna manera los síntomas bajen y que aprendas a tolerar más pensamientos intrusivos.

Aún me falta camino por recorrer, mi mente aún experimenta ruido, pero es un ruido que ya no ensordece como en el pasado, te das cuenta que ya no desperdicas tanto tiempo atendiendo pensamientos obsesivos e indagando acerca de ellos. La diferencia es que ahora realizo las terapias más confiada y tranquila de que están generando resultados muy positivos para mi salud mental, de que Dios está manifestando su amor por medio de estas herramientas y mi mente está obteniendo mas vitalidad, fortaleza y salud, así mismo más estabilidad en mi vida.

Considero que La EPR y el trabajo de sentir tus emociones sin bloquearlas es una herramienta que al día de hoy siento que es muy útil para enfrentar esos pensamientos intrusivos que llegan tu mente , y por ende, traen más estabilidad emocional a tu vida. Es una herramienta que no solo sirve para un trastorno en específico sino también para los retos y desafíos que la vida trae.”

Con amor !

Comparte con quien quieras:

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
PSINCO ALEJANDRO IBARRA- casos de éxito

¿TE SIENTES INDENTIFICADO?

ESTAMOS AQUÍ PARA AYUDARTE

descarga nuestra app